Se trata de un equipo sanitario totalmente compacto y diseñado para eliminar el aire o gases ocluidos en cualquier tipo de líquido o pasta, mediante vacío.

El principio de funcionamiento, descansa en producir una fina capa de producto en función de la viscosidad, velocidad y diseño del disco de distribución. Todo ello en el interior de una cámara sometida al vacío, por efecto del cual, rompen las burbujas de aire, evacuando el producto desaireado por la parte inferior a través de una bomba helicoidal de desplazamiento positivo.

Son innumerables los procesos alimenticios, cosméticos y químicos entre otros que necesitan, para su conservación o aplicación correcta, que no sufran oxidaciones del aire. Así podríamos señalar un sinfín de productos finales entre los que destacan salsas alimenticias, pulpas de frutas, cremas cosméticas, jarabes, dispersiones de PVC, grasas lubricantes, pulimentos para coche, geles de baño, emulsiones de parafina y penicilina, helados, adhesivos, etc.

Para producciones desde 20 hasta 5000 kg/h, en funcionamiento en continuo.